http://ividal.com - Mi nuevo blog/portal a partir de septiembre.

viernes, diciembre 30, 2005

Nuestros monstruos

Quiero hacerme eco y reflejar una columna que escribió Blanca Álvarez en el periódico El Correo ayer miércoles 29 de diciembre.
Aborda la noticia, ocurrida en la madrugada del pasado viernes 23, en la que unos jóvenes quemaron viva a una indigente dentro del cajero donde intentaba resguardarse del frío. La columna se titula Nuestros monstruos y os animo a que la leáis aquí.
Es un artículo duro, sin fisuras, terrible, tan terrible como el hecho que cometieron estos jóvenes. Es algo insólito que después hayan dicho que no querían llegar a tanto. Te pone los pelos de punta que no tengan sentido de la realidad, creen que todo tiene una vuelta atrás, un reset. Están acostumbrados a relativizar todos sus actos y da la sensación que en ningún momento nadie les ha puesto las referencias adecuadas, porque las que tienen son asombrosas.
Los adolescentes van creciendo con elementos de contención, que los va sujetando y donde van moldeando su personalidad. Uno de ellos es la familia, el fundamental. Tus padres son los que te defienden, te quieren, te riñen, te educan, te muestran lo que se debe o no se debe hacer (que antes se llamaba tener educación en general o modales), te mandan de colonias y a campamentos de verano, te eligen un colegio, te dan la paga, etc. Luego también estamos los educadores, los profesores que intentamos complementar la labor de la familia. Pero si esta falla no hay nada que hacer.
Blanca escribe en el artículo: ...un día, el niño regresa moqueando rabia porque su "seño" lo ha castigado. Entonces el democrático padre o madre se encamina hasta la "seño" para dejarle muy claro que "a su niño no lo riñe ni castiga nadie, faltaría más, y si se repite, tomaré medidas y la acusaré ante el consejo escolar, o ante el ministro correspondiente". El pequeño escucha a su padre o madre y toma buena nota: soy inmune, ya puedo hacer cuanto me plazca. Tal derecho d epernada para fastidiar inpunemente a quien la plazca se ratifica en la primaria, la secundaria y el bachiller...
Creo que hay que buscar soluciones, que ahora mismo son difíciles de dar porque en estos casos llevamos un desfase importante. Estas cosas se ven a largo plazo. Tu hijo no es una persona que está viviendo en una sociedad, comprometido con el medio que le rodea y dando respuestas y soluciones, por arte de "birli birloque". No, eso es fruto del día a día, de las negociaciones de los fines de semana, etc.
Termino con otras palabras de la escritora:

Un monstruo no nace de golpe, se va gestando con la paciencia de un huevo fecundado bajo el vientre de una serpiente. Lo amamantamos a los pechos de nuestra indulgencia, de nuestra cómoda pereza, de nuestra falsa bondad, de nuestra farisaica generosidad.

3 Commentarios:

Anonymous lourdes barroso said...

Creo que va más allá, que implica además un profundo desprecio hacia el débil, hacia el pobre. Se les niega el reconocimiento como seres humanos, así no hay que compadecerse y está justificado el abuso y el maltrato, es un pensamiento profundamente fascista, es lo que permitía a soldados nazis torturar y exterminar a los judios.

31/12/05 01:46

 
Anonymous Lu said...

¿Inocentes? No. el veredicto es clarísimo. Quien reside en une estado de inocencia-inconsciencia es la sociedad que es capaz de crear este tipo de monstruos. La historia de la indigente tiene un relato paralelo: el de la hija de la mendiga. Joven, socialmente bien situada, veía todas las mañanas a su madre dormir en el portal de enfrente de su casa (conozco el caso de cerca). Salía a la calle, inmune a esta estampa. ¿otra inocente?

31/12/05 11:33

 
Blogger Isidro Vidal said...

Hola
Gracias por vuestros comentarios que aportan nuevas ideas, que matiza y amplía lo que he escrito.
Un saludo para las dos.

31/12/05 13:49

 

Publicar un comentario

<< Home

 



Hit Counter
Fecha del contador: 20 de noviembre de 2005